Xcabil y Huaymax, dos pequeñas comunidades místicas

Xcabil

xcabilpEn tiempos prehispánicos, el asentamiento perteneció a la provincia de Cochuah. Ya lograda la conquista española, el poblado pasó a formar parte de la provincia franciscana de San José de Yucatán.

Al igual que otras comunidades de la región, habitadas por mayas, X Cabil es abandonada el iniciarse la Guerra de Castas (1847-1901).

Su repoblamiento se inicia hacia la tercera década del siglo XX. Hoy día es cabecera del ejido del mismo nombre, cuya dotación fue entregada en 1953. En 1995 contaba con 831 habitantes.

El origen del nombre X-Cabil proviene del maya, “lugar donde se produce miel”.

Durante las fiestas en honor a la virgen de Guadalupe y la fiesta del Dios de la Lluvia, en el mes de julio, se organizan los “gremios”.

La iglesia, dedicada a Nuestra Señora de Guadalupe, fue edificada en el siglo XVIII. Se encuentra construida encima de un basamento posiblemente prehispánico.

Sus muros están resueltos a base de mampostería de piedra caliza de gran espesor y con contrafuertes, para sostener la cubierta de bóveda de cañón corrido, a base de rollizos de madera.

La fachada, posiblemente alterada en el siglo XX, está rematada, en su parte superior, por una cornisa sobre la que descansa una espadaña de tres arcos, que forman el campanario. El acceso es de arco de medio punto.

X-Cabil es uno de los pocos lugares donde aún pueden verse los restos de la antigua noria, una obra hidráulica común durante la Colonia, para el almacenamiento de agua. Las norias se construían probablemente sobre cenotes y venían a ser puntos focales de los poblados.

Huaymax

huaymaxpEste asentamiento, de regular tamaño e importancia, fue fundado en épocas prehispánicas, localizándose en el centro de la provincia de Cochuah. Su nombre maya, traducido al castellano, significa “tierra de abundante en comida”.

A mediados del Siglo XVI fue una encomienda colonial, mayormente habitada por indígenas mayas. Actualmente no quedan restos de edificaciones españolas.

Al estallar la Guerra de Castas (1847.1901), los pobladores indígenas se unen a los insurrectos. El sitio queda abandonado por más de medio siglo. En la década de 1930-1940, llegan familias del vecino estado de Yucatán a repoblar Hay Max.

Hoy día, la economía de esta comunidad se basa principalmente en la actividad agrícola.

La iglesia del poblado, dedicada a la Virgen de la Concepción, es de la época virreinal. Su construcción se inició en el Siglo XVIII, siendo originalmente una capilla abierta. Más tarde se le agregó un techo de guano, de dos aguas, sustentado por horcones.

Cuenta con una fachada austera de remate triangular, cuya porción central se encuentra custodiada por dos campanarios con tres espadañas. Una peculiar escalinata exterior comunica al coro y campanario. Para ingresar al templo se accede por la fachada norte