Inicie esta mágica ruta en Tepich y Tihosuco

Tepich

tepichpEste asentamiento indígena, fue la capital política y religiosa de la provincia prehispánica de Cochuah. Está localizado a 91 kilómetros del Municipio de Felipe Carrillo Puerto, a 12 kilómetros de Tihosuco y a 50 kilómetros de la ciudad de Valladolid, Yucatán. Fue aquí donde se inició la Guerra de Castas. Se conoce como Guerra de Castas al levantamiento que los nativos mayas iniciaron en 1847 contra la población de criollos y mestizos que se encontraba establecida en la Península de Yucatán, que por espacio de 5 décadas estuvo sustraída del dominio de la República, conflicto civil que afectó a la Península durante el siglo XIX, enfrentando a los mayas con los mestizos y el gobierno mexicano.

Esta guerra fue encabezada por Jacinto Pat y Cecilio Chi debido a las precarias condiciones de vida de los indios mayas en la península. Comenzó la madrugada del 30 de julio de 1847 cuando autoridades yucatecas sorprendieron a Manuel Antonio Ay, batab de Chichimilá, con una carta enviada por Cecilio Chí, batab de Tepich, en la cual se establecían los acuerdos para iniciar un levantamiento indígena. El fusilamiento de Ay propició que el 30 de julio, Don Cecilio Chí, al mando de un numeroso grupo de mayas, atacara la ciudad y asesinara a la totalidad de pobladores yucatecos (es decir, no mayas, también llamados “dzules”) que vivían en la ciudad. Los Criollos y Mestizos se auto denominaban yucatecos y los mayas no se sentían parte de ellos, eran simplemente mayas.

Los mayas lograron tomar la mayor parte de la península y lucharon tenazmente hasta ser sometidos a mediados del Siglo XVI, cuando el gobernador Barbachano tuvo que solicitar apoyo militar a México. Oficialmente la guerra terminó hasta 1901 con la ocupación de la capital maya de Chan Santa Cruz por las tropas mexicanas.

Poco después de iniciada la conquista hispánica, la capital se trasladó a Tihosuco.

Tepic fue saqueada, destruida y abandonada por décadas, hasta que fue repoblada en las primeras décadas del siglo XX por inmigrantes de Yucatán, motivados por la explotación del chicle.

Iglesia Colonial.- Su primera iglesia, del Siglo XVII, fue una pequeña capilla austera, atendida por frailes franciscanos. Se trató de una construcción de cal y canto, sobre una elevación que posiblemente sea una estructura prehispánica. Se accede al atrio por una amplia escalinata al frente. La fachada es lisa, con un paramento triangular, rematada en sus extremos por campanarios. El techo era de madera y palma, a excepción del santuario que tenía techo de bóveda, adornado en sus extremos por agujas de mampostería; poseía baptisterio y casa cural con cuartos para el visitador. Esta, junto con amplias norias, fueron las primeras construcciones perecederas que se edificaron en el poblado. Más tarde, la iglesia fue ampliada.

Se localiza en el centro de la comunidad a un costado de la carretera federal, tiene un acabado rústico, y está semidestruida a causa de la Guerra de Castas, pero encierra toda una historia. Hoy día la iglesia está consagrada a la Santísima Cruz y San José Patrono.

La fiesta del pueblo se realiza del 12 al 19 de marzo, misma que se celebra con jarana (1 noche y 1 día), corridas de toros, maya pax, comida (se le regala a los pobladores) y voladores (juegos pirotécnicos).

Cementerio maya.- A un costado de la iglesia colonial se encuentra un cementerio, totalmente amurallado; con acceso por una puerta con arco de medio punto, rematado por una espadaña con espacios para tres campanas y una cruz y contó con una pequeña capilla.

Tihosuco

tihosucopEsta población se encuentra ubicada a 79 km. al noroeste de Felipe Carrillo Puerto, la cabecera municipal del Estado. Esta localidad perteneció a la provincia prehispánica de Cochuah. La capital política y religiosa de ésta se encontraba en Tepich, pero al inicio de la Conquista española se trasladó a Tihosuco.

Fue conquistada en el año de 1544 por Francisco de Montejo, conquistador de Yucatán, siendo una de las poblaciones que mayor dificultad ofreció para su sometimiento. En este poblado se inició la oposición a la colonia originando un éxodo de idólatras en 1605 hacia Isla Mujeres y Cozumel. Los religiosos franciscanos que se dedicaron a la evangelización de la península la eligieron como centro de sus actividades en la zona, construyendo el Templo del Santo Niño Jesús y un convento cuyas actuales ruinas son el principal símbolo del pueblo, pronto Tihosuco fue una próspera población de españoles y mestizos. Su primer encomendero fue Francisco Hernández y a pesar de eso, Tihosuco conservó autoridades indígenas, pertenecía a las Repúblicas Indias; su batab (rango militar maya) en 1565 era Francisco Xool. Los mayas siempre fueron mayoritarios entre la población. En 1686 los piratas ingleses Lorenz de Graaf y Grammont la saquearon cuando iban camino a la ciudad de Valladolid, tras haber desembarcado en la Bahía de Asunción; sin embargo, la destrucción casi total de este poblado ocurrió durante la Guerra de Castas. Aquí también vivió Jacinto Pat, uno de los principales líderes de este movimiento de rebelión.

Iglesia colonial ó Ex convento de Tihosuco.- El edificio más importante de Tihosuco es el Templo del Santo Niño Jesús y su adyacente convento. La iglesia fue labrada en cal y canto. Tenía retablos al óleo, sacristía, ornamentos de cáliz y patena de plata, una cruz dorada con mangas de terciopelo bordado en oro y seda. Algunos historiadores señalan que el santo venerado era San Agustín.

Contó con una nave de grandes proporciones, sostenida por arcos y rollizos; un altar y esculturas de madera colocadas en nichos tallados también en madera y pintados en oro; baptisterio, pila bautismal y coro. Es probable que haya tenido dos campanarios.

En el interior de la pared, oculto, se aprecia un paso de ronda que tiene mirillas a lo largo de la pared, sin duda empleadas para la vigilancia del pueblo y más adelante para el disparo de armas. El frontispicio se encontraba delimitado por columnas empotradas, en cuyos espacios, debieron colocarse esculturas religiosas. Las paredes de la iglesia remataban en una sucesión de almenas, a manera de torrecillas.

Aledaño a la iglesia se construyó un convento que fue una verdadera fortaleza. Contó con numerosas celdas, cepos para castigo, varios patios interiores, comedor, depósitos para agua, panadería, escuela teatro techado, entre otros.
La construcción de la iglesia terminó en el año de 1839 y se encuentra en la actualidad en ruinas, debido a que su fachada fue destruida por una explosión mediante la cual los mayas lograron ingresar a la iglesia en la insurrección de 1847 debido a que la población blanca se había refugiado en ella, quedando en la actualidad únicamente restos de las paredes laterales, una pequeña parte de la fachada y un sector de la bóveda de cañón. El convento vecino fue transformado en cementerio y quedan apenas las paredes exteriores. Dentro de la iglesia todavía se puede observar el diseño de la época a través de piedras labradas y un poco de pintura.
El Santo Patrono es el niño Dios y se le celebra en la semana del 19 al 24 de diciembre de cada año.